Quinta de la Quietud la La bodega de la DO Toro completa la instalación de un sistema de energía renovable con el objetivo de reducir su huella de carbono y mejorar el aislamiento térmico de la sala de barricas, demostrando así su apuesta por lo ecológico.  

Instalaciones De Energia Renovable de Quinta Quietud

Quinta de la Quietud logró en 2002 una certificación ecológica que defiende en cada añada de sus vinos de la D.O. Toro. y sigue apostando por la sostenibilidad.

Ahora, la bodega avanza un paso más hacia su ideal de proyecto ecologista. Con un ambicioso proceso que ha incluido la construcción de una nave de barricas semienterrada con condiciones térmicas reguladas de manera natural y la instalación de 77 placas fotovoltaicas sobre su tejado.
 
Este nuevo elemento nos ayudará a aprovechar a efectos energéticos ese sol que tanto aporta a la personalidad de nuestros vinos”. Explica Juan Carlos Rodríguez, gerente de Quinta de la Quietud. “En Toro contamos con hasta 3000 horas de sol efectivas al año. Y calculamos que las nuevas placas solares nos proporcionarán un ahorro energético superior al 50%”.

Compra los vinos de Quinta de la Quietud

El factor ecologista

Sostiene Jean-François Hébrard, enólogo de la bodega, que Quinta de la Quietud es un proyecto más ecologista que ecológico. Una filosofía que se extiende a cada departamento de la bodega y cada proceso de producción. Desde la aplicación de infusiones de plantas y minerales para la protección de los viñedos frente a plagas o el uso del caballo para su laboreo. Hasta la utilización de material reciclado para etiquetas y embalajes. O de tapones de corcho natural extraído de manera artesanal de alcornoques protegidos del parque de la Sierra de Espadán.

Toro cuanta con más de 3000 horas de Sol
Foto © Imaxinemos

La vitivinicultura de Quinta de la Quietud respeta por encima de todo los equilibrios naturales y los tiempos del vino. Preservando la esencia y el carácter de la Tinta de Toro, siempre con el máximo cuidado por el medioambiente. “La instalación de las placas solares supone un paso más hacia nuestro ideal de proyecto ecologista. Reafirma nuestra filosofía de producir vino con el mayor respeto por la biodiversidad. Y nos ayuda a poner en valor el vino ecológico de Toro de calidad”, destaca Hébrard.