Bodem Bodegas situada en la DOP Cariñena, en el corazón de la Sierra de Algairén, lanza un nuevo vino, Las Margas Garnacha Blanca.

Bodem - Las Margas Garnacha Blanca Botella

Después de 5 años, la bodega ha creado el complemento perfecto para el que fue su primer vino, Las Margas Tinto. En esta ocasión, Bodem Bodegas nos sorprende con Las Margas, un blanco 100% Garnacha blanca.  Un blanco con «vitamina Garnacha, la energía que te da la naturaleza”, como indica el lema que lo acompañará durante todo el año. Un aporte de felicidad, de esperanza y de ganas de vivir intensamente son los componentes de esta Garnacha blanca de Bodem Bodegas. 

El propósito con el que se ha creado este vino es poder expresar en una botella la esencia de la zona de La Sierra de Algairén, cuna de la Garnacha: zona muy peculiar, con terroir singular y con altitudes entre los 500 y los 800 metros. Para este vino se ha elegido la uva Garnacha blanca por su origen ancestral, por ser una uva muy extendida en la zona, aunque con el paso de los años se dejó de cultivar y se sustituyó por otras variedades más productivas. Actualmente, debido a su potencial se ha conseguido recuperar y volver a plantarse en la zona de Cariñena. 

Elaboración Bodegas Bodem Las Margas Garnacha Blanca

La particularidad del proceso de elaboración que ha aplicado Bodegas Boden a Las Margas Garnacha Blanca se encuentra en la vinificación y en la crianza. Éstas se realizan por separado: el 75% del mosto fermenta en acero inoxidable, permaneciendo sobre sus lías 4 meses; y el otro 25% del vino permanece durante 4 meses en barricas nuevas de 500 litros. El coupage final se realiza pocos días antes de comenzar la primavera.  

En boca destacan frutas de pulpa blanca muy intensas, como el melocotón y el mango, acompañadas de flores, hierbas secas y un fondo de mineralidad debido a ese terroir de suelos arcillosos, calcáreos y profundos. Su sabor es sorprendente ya que nos invita a viajar a otras zonas vitivinícolas mundiales. Es un vino muy envolvente, con un final persistente que nos permite acompañar mucho mejor las comidas. Las Margas Garnacha Blanca es un vino muy gastronómico por la madera, la grasa, el cuerpo y la acidez del final. 

Las Margas Garnacha Blanca, poniendo en valor a la mujer en el mundo del vino

Este lanzamiento ha coincido con el fin de semana del Día de la Madre y pone en valor el papel de la mujer en el mundo del vino. Como se puede observar, en la etiqueta aparece la silueta de una señora que lleva un ánfora de cerámica en la cabeza. La cerámica hace referencia a las características del suelo del que nace la uva con la que se elaboran Las Margas Blanco y la zona en la que se encuentra, conocida por el vino y la cerámica. En cuanto a las franjas de la falda simulan las diferentes capas del suelo, ese terroir tan característico en la Sierra de Algairén. Los colores elegidos, una gama cromática verde, están marcado por el tipo de vino que es y la uva que lo compone. 

Las Margas Blanco es el resultado del trabajo de muchas personas, que han conseguido ampliar la familia de Las Margas, con la intención de estar presente en esos momentos de alegría y felicidad que rodean a una botella de vino. Con esta vitamina Garnacha, producida a partir de la naturaleza, Bodem Bodegas, pretende extender esa energía, felicidad y esperanza, que en estos momentos tanta falta nos hace. 

Cata

Temperatura de servicio: 7-9ºC. 

Maridaje: Un perfecto aliado del cuscus con verduras al curry, el tartar de salmón con aguacate o una moussaka vegetal de berenjena. Las carnes blancas a la parrilla crean una excelente combinación con esta enérgica Garnacha blanca. Saboréala para descubrir los perfiles más auténticos del placer.

Nota de cata: En nariz destacan frutas de pulpa blanca, lima, mango junto con hierbas de monte como tomillos, hinojos que lo dotan de una gran complejidad. Paso suave, envolvente y con peso. Nos ofrece una explosión frutal con una acidez viva y toques minerales. Vino muy gastronómico.

La Bodega, Bodem Bodegas

Bodem, que significa “suelo” en holandés, realmente simboliza el origen de esta bodega de raíces holandesas. Tras más de 30 años trabajando y viviendo por y para el vino español, la familia Geirnaerdt-van Ekeris, encontró en Cariñena el lugar al que se sentía profundamente unida. Es por ello, que Bodem no es otra bodega más sino un firme compromiso con el vino español, con la variedad Garnacha y en definitiva, con un sueño.