Familia Fernández Rivera lanza «Desperdicio 0» un concurso para diseñar su nueva caja para la campaña de Navidad 2021.

Familia Fernández Rivera - Desperdicio 0

Pese a la larga tradición de Familia Fernández Rivera, que comienza su historia en 1972, en los últimos años este grupo vitivinícola ha decidido apostar por la juventud y las nuevas ideas, sin dejar a un lado el respeto por sus raíces.

Siguiendo esta premisa, Familia Fernández Rivera ha puesto en marcha un concurso para el diseño de su próxima caja de Navidad, dirigido a alumnos que se encuentren cursando su grado formativo en la Escuela Superior de Diseño ESI de Valladolid. Con este proyecto, Familia Fernández Rivera pone en marcha la iniciativa “Desperdicio 0”, dando un paso a favor de la sostenibilidad aprovechando un excedente de materiales para los nuevos embalajes. “Queríamos devolver todo lo que la tierra nos ofrece y apostar por la sostenibilidad es el único camino para conseguirlo”, explica Lucía Fernández directora general de Familia Fernández Rivera.

«Desperdicio 0»: Diseño del nuevo pack de la campaña de Navidad

El diseño ganador será plasmado en el pack de botellas referentes de las cuatro bodegas del grupo. Bodega Tinto Pesquera, Bodega Condado de Haza, Bodega El Vínculo, y Dehesa la Granja. Este pack se pondrá a la venta en la próxima campaña de Navidad, en el mes de diciembre. Por este motivo, el mayor reto al que se enfrentan los estudiantes que participen en este concurso es plasmar la esencia de cada una de las bodegas de Familia Fernández Rivera. Representando en su diseño la elegancia, la simpleza y la vivacidad característicos del grupo. El concurso se convocará de manera anual a partir de este 2021.

Familia Fernández Rivera es muy consciente de que más allá de su esfuerzo y pasión por ofrecer siempre el mejor producto, su mayor aliada durante los casi 50 años de su historia ha sido la tierra. Año tras año, el rico suelo de la Ribera del Duero ha permitido a este grupo trabajar la uva sin descanso. El terreno de cultivo supone una de las elecciones más importantes a la hora de elaborar un vino. De este dependen los aromas y sabores obtenidos del zumo de uva. Mediante este concurso, el grupo bodeguero rinde homenaje a su pasión por la tierra. Fomentando su cuidado a través de la iniciativa “Desperdicio 0”: un símbolo del compromiso con el medio ambiente que siempre ha sido parte de la filosofía de Familia Fernández Rivera.

Premio de 2.000 Euros

El concurso está dirigido exclusivamente a alumnos de la Escuela Superior de Diseño ESI de Valladolid. Haciendo gala del cariño que el grupo Familia Fernández Rivera atesora a sus raíces vallisoletanas. “Queremos acercarnos a los jóvenes de nuestra tierra. Motivar su creatividad y escuchar a las nuevas generaciones, de las que tenemos mucho que aprender”, cuenta Lucía Fernández, directora general de Familia Fernández Rivera.

El ganador obtendrá un premio de 2.000 euros. Este se entregará al departamento de becas de ESI Valladolid, con el objetivo de reducir el coste del próximo curso del alumno ganador. También recibirá un convenio de prácticas para ampliar su formación en diseño durante tres meses en la consultora Julius Branding.

Los interesados tendrán hasta el 25 de abril para presentar la solicitud de participación en el proyecto. Las propuestas podrán enviarse a la dirección de correo electrónico  comunicación@familiafernándezrivera.com hasta el 25 de mayo. La escuela de diseño ESI Valladolid  seleccionará diez propuestas y un jurado escogerá al ganador.

Grupo Familia Fernández Rivera

Familia Fernández Rivera está consolidada como una empresa en la que cada unidad de negocio tiene personalidad y protagonismo propios. Las bodegas Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa de la Granja y El Vínculo, y el Hotel AF Pesquera conforma la estructura de un grupo que aspira a seguir siendo un referente en el sector enológico español e internacional. Si algo define a Familia Fernández Rivera es el amor por la Tierra de la que nacen sus vinos. Las actuales responsables de este grupo vitivinícola sienten un orgullo infinito hacia Ribera del Duero. Por eso, su lema es “Pasión por el vino y la Tierra”.