Después de la publicación del pliego de Viñedo Singular, Bodegas Valdemar lanza su primer vino bajo este etiquetado: Bodegas Valdemar Finca Alto Cantabria Viñedo Singular.

A pesar de la situación de Covid-19, la vida en las bodegas sigue y estas siguen lanzando nuevos productos. Pero las formas de lanzarlo cambian y pasan al formato virtual. Este ha sido el formato elegido por Bodegas Valdemar para la presentación de su nuevo vino. En este caso, estuvimos acompañados de Ana Martínez Bujanda y Antonio Orte, director técnico y enólogo de la bodega.

Un momento de la presentación online
«La nueva normalidad del mundo del vino»: Una botella, una copa y un ordenador.

El Viñedo Singular

Pero antes de entrar con el vino es importante conocer que es “Viñedo Singular” y porque Rioja ha optado por está calificación.

«Viñedo Singular» es una nueva calificación que atiende y apuesta por la calidad y la singularidad de las fincas y, por ende, de sus vinos. Exige además un estudio técnico que acredite las características de las fincas y los vinos elaborados han de pasar por un estricto proceso de calificación para conseguir el reconocimiento.

Panorámica Finca Alto Cantabria
Vista Panorámica de Finca Alto Cantabria

Finca Alto Cantabria, el primer Viñedo Singular de Bodegas Valdemar pertenece a la familia desde hace muchos años.

Se sitúa entre Olón y Logroño en una planicie a 490 metros de altura, lo que le permite tener una insolación total y unas condiciones climáticas muy especiales. Además sus terrenos son completamente diferentes a los de alrededor, todo esto es lo que le permite obtener la calificación de «Viñedo Singular».

Fue plantado por la Familia Martínez Bujanda en 1975, apostando por la Viura en una época que los blancos de Rioja no eran los más populares en la Rioja.

Finca Alto Cantabria Viñedo Singular

Finca Alto Cantabria lleva en el mercado desde 1989, año en el que solo se produjeron tres barricas y prácticamentetoda la producción se la llevó Pedro Subijana para su restaurante Akelarre.

La Añada 2019

En el 2018 debido a una tormenta de granizo en Junio en Logroño que destrozó el viñedo no se sacó al mercado este vino.

La añada 2019 fue cálida, pero sin ser extrema, con una floración rápida y reservas de agua del 2018.

La producción es de 11.500 botellas.

Permanece unos 5-8 meses en barrica de Roble Francés, y esta añada 2019 ha permanecido 6 meses.

Cata

El vino presenta un interesante color dorado, de capa baja, brillate y bonito.

La nariz, presenta una intensidad media-alta, con aromas florales y fruta de hueso (melocotón) estando la barrica muy bien integrada y practicamente no se nota.

En boca presenta una acidez media-alta, de final medio largo, con baja sensación alcohoica y cuerpo medio.

Nota de cata completa


En resumen, estamos ante un vino que aunque ya estaba en el mercado previamente. Esta es su primera añada con la denominación de «Viñedo Singular».

Su precio es muy adecuado, ya que estamos ante un vino que ronda los 13,5 €. Un muy buen blanco con barrica, perfectamente integrada y muy gastronómico.

Un vino que, aunque ya ha dado muchas alegrias a Bodegas Valdemar, estamos convencidos que seguirá dandole muchas alegrias.